jueves, 23 de mayo de 2019

SANTA ANA: CON LETRA DE MOLDE


Elegida por Dios Padre,
en el plan de Redención,
Ana, Madre de María,
acoge nuestra oración.
Ana, Madre de María,
intercede a Dios por nos.

Aceptaste el plan Divino
y ahora eres Maestra
de quien sigue el buen camino,
de tu nieto el Redentor.

El Amor fue tu emblema,
como todo buen cristiano,
Amor que todo lo vence,
Amor puro e inmolado.




Santa Ana
1679-180.  Madera policromada. 178 cm
Capilla de la Inmaculada Concepción, catedral de Córdoba.


Con letra de molde
No está muy de moda entre los voceros de la pedagogía contemporánea hablar del valor de la caligrafía. Parece que hemos convertido lo bello “kalós”, en lo personal e idiosincrático. Lo mejor es “tu propio modelo”, piensan y viven muchos como piensan. No lo comparto desde la memoria de mi vida. A pesar de que mi caligrafía, es más de médico de los cuerpos que de las almas, quizá sea porque hasta la Secundaria no fui a La Salle, sin duda, que me salté estas lecciones de la tradición lasaliana, saber escribir con corrección y estilo. El caso, es que mi padre, que también era lasaliano, cubrió este vacío con sus consejos oportunos. Creo que tendría cuatro años, cuando una tarde, se me antoja de noviembre, llegaban por primeros fríos en la Bureba, y mi madre tenía la cocina (la bilbaína de antes) encendida. Había unas patatas asadas, a las que al llegar mi padre, con un poco de sal, , bendecíamos por su sabor y calor. Era la pre-cena, tras la merienda vespertina. Al fin, ya sabéis cómo es un padre preguntando a sus hijos por las tareas del Cole, primero los mayores, su Bachillerato, luego los de la EGB, y al fin el párvulo de las Hijas de la Caridad. “¿Qué has aprendido hoy, hijo?”. Como no se trataba de quedar peor que mis hermanos, supongo que habrían aprendido de todo, entre todos, muy ufano respondí que a leer. A leer en un día… Con ojos de sorpresa mi padre respondió que si mi profesora se llamaba “Santa Ana, la maestra de la Virgen”. Su nombre era Sor Puy, no estaba muy desencaminado,  pero está claro, que el discente no era la Niña María. A la carcajada general, le siguió un consejo: “Hijo, para leer, hay que leer con letra de molde, no vale leer lo que pone en el tambor del jabón. Sky, o en el bote de cacaco: Cola-Cao, ni siquiera en mi caja preferida de la cocina: “Maicena”. Hay que saber leer lo que no está escrito… no lo que ya conoces.
Con el tiempo, conocí los numerosos ejemplos del arte español en que se representa a Santa Ana enseñando a leer a María. Hace años, en estas mismas páginas, comenté la Santa Ana de Roelas, una de mis preferidas. Después conocí algunas más, y así incluso he hecho amigos y amigas entre las Carmelitas Calzadas o no, de Sevilla, Córdoba, Utrera, y también los ejemplos de Capuchinos/as de por allá abajo, en donde los del Norte nos lo pasamos mejor que los de la serie de Antena 3.

Para leer hay que leer sobre letra de molde. Mensajes, sentencias cargadas de sabiduría como aquellas que repasaban nuestros lápices aprendiendo Caligrafía. ¡Qué célebres aquellas sentencias que imitábamos!  Recuerdo aquella de “Dávidas quebrantan peñas”… no sabía qué significaba, pero la D inicial me quedaba perfecta. Con el tiempo, lo he aplicado a la vida, puede más la dulzura, la simpatía… es capaz de emblandecer y suavizar los conflictos.
El caso, es que siempre en mis correrías artísticas había conocido imágenes de Santa Ana enseñando a leer a la Virgen Niña, pero pocas veces escribiendo la cartilla para que con letra de molde la Niña leyese. La ocasión llegó visitando la magna exposición de Pedro de Mena. Pedro de Mena. Granatensis malacae. Creía conocer la obra de este maestro, y conforme iba recorriendo sus salas, iba saludando a las imágenes como buenas amigas, la Inmaculada de Tordesillas en la primera Sala, el San Diego en San Antón de Granada, la Dolorosa de San Joaquín… y tantas otras fotografiadas y analizadas en mi época de estudiante. En la segunda planta y casi concluyendo la exposición, un recinto cuidado recrea la Capilla de la Inmaculada de la Catedral de Córdoba, allí, deslumbrante, cuasi hercúlea nos recibe la Santa Ana Doctora, escribiendo.
Su tamaño, superior al natural, casi deslumbra. La cartilla que sostiene más parece un incunable, qué alarde de sabiduría. No le falta razón aplicarle la primera lectura de la liturgia de su fiesta:
"Hagamos ya el elogio de los hombres ilustres, de nuestros padres según su sucesión. Grandes glorias que creó el Señor, grandezas desde tiempos antiguos. …guías del pueblo por sus consejos, por su inteligencia de la literatura popular,  sabias palabras había en su instrucción inventores de melodías musicales, compositores de escritos poéticos, hombres ricos bien provistos de fuerza, viviendo en paz en sus moradas. Todos estos fueron honrados en su generación, objeto de gloria fueron en sus días. .Hubo entre ellos quienes dejaron nombre, para que se hablara de ellos con elogio. De otros no ha quedado recuerdo, desaparecieron como si no hubieran existido, pasaron cual si a ser no llegaran, así como sus hijos después de ellos. Mas de otro modo estos hombres de bien, cuyas acciones justas no han quedado en olvido. Con su linaje permanece una rica herencia, su posteridad. En las alianzas se mantuvo su linaje, y sus hijos gracias a ellos. Para siempre permanece su linaje, y su gloria no se borrará. Sus cuerpos fueron sepultados en paz, y su nombre vive por generaciones. Su sabiduría comentarán los pueblos, su elogio lo publicará la asamblea”.
Este capítulo 10 del Libro del Eclesiástico nos alinea con la interpretación más valiosa sobre la figura de la madre y la familia de María. Es verdad que las fuentes historiográficas nos llevan hasta las leyendas transmitidas en los apócrifos de los siglos II al IX. De Santa Ana y su esposo encontramos tres referencias: el Protoevangelio de Santiago, contiene las referencias más antiguas, de inicios  del siglo II, por  tanto, muy próximo a la redacción final del Cuarto Evangelio. El segundo es el Pseudomateo de mediados del s. VI; y la tercera referencia la hallamos en el Evangelio de la Natividad de Santa María, de inicios del s IX.  Los tres referentes pertenecen a lo que podríamos denominar “Apócrifos de la infancia”, éstos poseen una tradición muy consolidada y han sido transmitidos tanto en el ámbito de la tradición de la Iglesia Oriental y de las Iglesias Occidentales.  Si estas leyendas deben ser leídas desde la Palabra Canónica, podemos  valorar la fe, la raigambre de los progenitores de María en las tradiciones de su pueblo, de un modo especial, en ser referentes de la esperanza mesiánica. Sus figuras son interpretadas desde la perspectiva de prefigurar la Concepción Inmaculada de su hija, quien en el orden de la Salvación, Dios Padre es su Creador, y sus padres no sólo le han dado generación física y corporal, sino ante todo le han legado la fe de su pueblo. Así en su hija prevalecerán las virtudes de cuantos han aguardado al Salvador.

San Juan Pablo II en su primera visita en el año 1978 a la parroquia de Santa Ana, en el mismo territorio de los Estados, comentaba :  La figura de Santa Ana, en efecto, nos recuerda la casa paterna de María, Madre de Cristo. Allí vino María al mundo, trayendo en Sí el extraordinario misterio de la Inmaculada Concepción. Allí estaba rodeada del amor y la solicitud de sus padres Joaquín y Ana. Allí "aprendía" de su madre precisamente, de Santa Ana, a ser madre. Y, aunque desde el punto de vista humano, Ella hubiese renunciado a la maternidad, el Padre celestial, aceptando su donación total, la gratificó con la maternidad más perfecta y más santa. Cristo, desde lo alto de la cruz, traspasó, en cierto sentido, la maternidad de su Madre al discípulo predilecto, y asimismo la extendió a toda la Iglesia, a todos los hombres. Así, pues, cuando como `"herederos de la promesa" divina (Gál 4, 28. 31), nos encontramos en el radio de esta maternidad y cuando sentimos de nuevo su santa profundidad y plenitud, pensamos entonces que fue precisamente Santa Ana la primera que enseñó a María, su Hija, a ser Madre.

"Ana" en hebreo significa "Dios  realizó la gracia". Reflexionando sobre este significado del nombre de Santa Ana, exclamaba así San Juan Damasceno: "Ya que debía suceder que la Virgen Madre de Dios naciese de Ana, la naturaleza no se atrevió a preceder al germen de la gracia, sino que quedó sin el propio fruto para que la gracia produjera el suyo. En efecto, debía nacer la primogénita, de la que nacería el Primogénito de toda criatura" (Serm. VI, De nativa B. V. M., 2; PG 96, 663). Poco más se puede añadir…


Comenzaba en un tono coloquial refiriendo la tradición de santa Ana como maestra en la lectura de María. Para leer, antes hay que escribir, y Santa Ana, pudo hacerlo con letra de molde. Ella escribió la interpretación de la historia de esperanza que su hija María aprendió a leer, qué bien lee la historia María en el Magníficat. Esas sentencias de María adulta, no se improvisarían, formarían parte de su lectura de la vida.

DESDE NUESTRA TRADICIÓN


La imagen a la que nos venimos refiriendo en este artículo se ubica en la Capilla de la Inmaculada Concepción de la Catedral de Córdoba. Su realización fue promovida por el obispo franciscano fray Alonso de Salizanes y Medina con ocasión de una epidemia de peste, con el fin de pedir la intercesión de la Virgen. El propio obispo dispuso que su enterramiento estuviese en dicha capilla. La capilla estaría presidida por una Inmaculada colosal, flanqueada por Santa Ana y San Joaquín, aunque en el desarrollo final, éste fue sustituido por un San José. La imagen de la Inmaculada fue rescatada de un trabajo inconcluso del propio Pedro de Mena para el Duque de Arcos en Marchena.
El encargo del retablo de mármol rojo, negro y blanco recayó en el arquitecto y cantero Melchor de Aguirre, y en el concurso de la escultura el proyecto de Pedro de Mena se impuso al de Pedro Roldán, quien ya había realizado dos   laureados grupos de Santa Ana enseñando a leer a la Virgen en  Sevilla:  Santa Cruz y el Santo Ángel. El encargo requería que la disposición corporal de la imagen no fuese como en la tradicional iconografía de santa Ana enseñando a leer, por tanto sentada y la Niña a su lado en pie. La imagen se debía incluir en una hornacina de formato vertical y por tanto debía de estar erguida.
Con estas limitaciones, Pedro de Mena, rehusó de la imagen de la Niña María y dispuso a Santa Ana representada con los rasgos de la iconografía utilizada en sus producciones de San Pedro de Alcántara: erguida, sosteniendo con la mano izquierda un libro y elevando el brazo derecho sosteniendo la pluma en actitud de inspiración. El texto escrito en el libro: Mulierem fortem quis inveniet? procul et de ultimis finibus pretium ejus.   Confidit in ea cor viri sui, et spoliis non indigebit, son los versículos 10 y 11 del Capítulo 31 de Proverbios ( Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? Su valor sobrepasa largamente al de las piedras preciosas. Confía en ella el corazón de su esposo).
La dignidad del porte queda reafirmada por la disposición del rostro velado y tocado, con túnica larga de color burdeos y decoración floral, que contrasta con el manto azul animado por cenefas florales en su cara exterior. El hieratismo queda agilizado por el leve contraposto  generado al adelantar el pie izquierdo y el equilibrio entre la desigual disposición de los brazos.

UNA IMAGEN PARA ORAR
El marco idóneo sería su capilla en la catedral cordobesa para no perder el diálogo con la vinculación a la Historia de la Salvación, en el orden de la concepción inmaculada de María, santa Ana, es la digna madre de la Madre del Salvador. La generación de bondad que encadena en el proyecto de la Salvación, eslabones de gracia y dignidad. Si purísima habría de ser la Virgen que nos diera al Cordero inocente que quita el pecado del mundo, y Purísima la que entre todos los hombres es abogada de gracia y ejemplo de santidad … (Prefacio en el día de la Inmaculada Concepción), deducimos que dignísima debía de ser la madre que desencadena estas relaciones. La triple generación de bondad, cuando poseemos es recibido y nada de lo verdaderamente santo en la sucesión de esta generación.
Damos gracias con santa Ana por la transmisión de fe en nuestras familias, por el don de los abuelos, hoy tan necesarios en el enraizamiento de la fe y los valores en las familias.  Damos gracias a Dios por nuestros abuelos y abuelas que tantas raíces de experiencia de Dios nos han dado.

domingo, 19 de mayo de 2019

QUINTA SEMANA DE PASCUA




Un fin de semana de intensa actividad pastoral.

El sábado, Romería de la Virgen de la Esperanza, y el domingo homenaje a la Virgen de Guadalupe, patrona de la evangelización de América. Recordamos la epopeya de nuestros navegantes, evangelizadores y conquistadores que llevaron lo mejor de nuestra cultura y fe a los pueblos hermanos. Hoy cierta historiografía cuestiona algunas formas de aquella conquista, hija de su época. pero no podemos olvidar el gran bien que llevaron aquellos españoles a las nuevas tierras, y cómo el evangelio estabilizó aquellas sociedades llevando el derecho de gentes, la antropología cristiana y la esperanza de nuestra fe. María acompañó aquella misión y su primera presencia lleva el nombre de la advocación local de Extremadura, desde donde se embarcaron tantos misioneros y navegantes.


Hemos honrado a la Virgen de Guadalupe y compartido los ricos sabores de esta región: encurtidos, morcilla patatera y de calabaza, embutido de corzo y jabalí, migas, quesos...

Os esperamos el próximo domingo para celebrar a la Virgen de Lluch, patrona de Baleares.
PERO.. DEJEMOS QUE LA PALABRA DE ESTE DOMINGO NOS ILUMINE:

Decíamos que los cristianos no tenemos una camiseta que nos haga pertenecer a un equipo, tampoco cualquier otro signo, sino son los de Jesús. Llevar la camiseta de Jesús es testificar lo que Él hizo; nuestra señal es el Amor de Jesús. Cuidado con el texto evangélico ese “como yo os he amado” no es una mera relación de comparación, sino un imperativo, un referente sin el cual la vida cristiana y la misión evangelizadora no tienen alma ni eficacia. Su proyecto, nuestro proyecto es bien sencillo; experimentar el amor de Dios. Hay un amor que nos precede, hay un amor que nos ejemplifica cómo amar,

El Proyecto del Reino de Dios, inaugurado por Jesús con su encarnación, muerte y resurrección, provoca un movimiento expansivo, como las ondas que provoca una gota de agua en un estanque. La noticia de que Jesús está vivo es una provocación constante para los que quieren encerrar la fe en una serie de conceptos, más o menos elaborados, pero sin ninguna base real.Santa Catalina de Siena y Santa Teresa de Jesús insisten en que sólo por el encuentro con Jesús, vivo y resucitado, es posible encontrar verdaderamente al hombre (humanidad) y a Dios (deidad).
El asombro de la Comunidad Cristiana consiste en que cuando se sigue de verdad a Jesucristo y se le anuncia sin miedo, con obras y con palabras, ocurre lo inesperado: ese Reino se expande y da frutos inmediatos. La Pascua inaugura una nueva creación, un nuevo modelo de relaciones, un nuevo modo de ser… unos cielos nuevos y una tierra nueva: ser en Dios porque Dios es en nosotros. La ternura y delicadeza de este acontecimiento supera lo imaginable. Pero es real y es posible, nada de utopías ideológicas. La gloria de Jesús, el mejor signo de su vida y el mejor eco de su Verdad es que sus discípulos se amen los unos a los otros, tomando como referencia el amor con que Jesús ama a los que le pertenecen. La Comunidad Cristiana, la Iglesia en todas sus manifestaciones locales, no tiene más instrumentos para su vida y misión, que el ser discípulo de Jesús, aprendiendo, y haciéndolo, a amar como El ama.

El imperativo evangélico de la Iglesia: Amarnos como Jesús nos ama, para que el mundo crea en El y sepa que somos sus discípulos.

domingo, 12 de mayo de 2019

CUARTA SEMANA DE PASCUA


Silbos amorosos


El Cántico Espiritual de San Juan de La Cruz utiliza esta acertada imagen. De nuestros labios surgen diversos modos de comunicación, la palabra y  el aliento hecho silbo. Ambos nos remiten el interior que se comunica, se expande, busca el abrazo de la escucha. En este domingo dejamos que el Pastor Bueno se comunique, así lo anunció Jesús: Mis ovejas escucharán mi voz.

La comunicación es la acción más radicalmente humana. La incomunicación es inhumana, genera tristeza, es fuente de violencia y se encuentra en la raíz de todas las guerras que la humanidad ha tenido hasta el presente. La incomunicación desfigura el mundo y sus rostros; es fuente de ansiedad y perturbación. Todos, en algún momento de nuestra vida, hemos experimentado el estrés que genera sentir la falta de comunicación o el no estar conectado.

(PINCHA EN EL TÍTULO PARA SEGUIR LEYENDO)

domingo, 5 de mayo de 2019

MES DE MARÍA: MATERIALES Y RECURSOS

DESDE NUESTRO BLOG PRESENTAMOS ALGUNOS ENLACES CON MATERIALES PARA QUE PUEDAS DEDICAR UNOS MINUTOS CADA DÍA A VIVIR ESTE MES DE MAYO, GUIADOS POR EL AMOR DE NUESTRA MADRE MARÍA:

* REFLEXIONES PARA CADA DÍA:
http://webcatolicodejavier.org/mayomaria.html



* INTENCIÓN SENCILLA PARA CADA DÍA:



El mes de mayo es el mes más sonriente del año.
La sonrisa de María, Madre de Jesús y Madre nuestra,
serena los rostros pensativos y eleva a visiones de bondad,
de misericordia y de confianza los ánimos oprimidos,
desconfiados y cansados.  San Juan XXIII

PUEDES SEGUIR ESTE SENCILLO ESQUEMA CADA DÍA:

Por la señal de la santa cruz, de nuestros enemigos líbranos, Señor, Dios nuestro.
En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.


1. Invocación inicial
¡Virgen de las gracias! Haz que continúe tu protección sobre todos los hijos de la Iglesia universal que, por la gracia del Espíritu Santo, son todos hermanos. La vida de aquí abajo no está exenta de sacrificios y de cruces. Pero mirándote a ti, todo se vuelve leve y ligero. Amén.

2. Peticiones
Señor, que tu Madre, refugio de pecadores, interceda por nosotros,
para que obtengamos el perdón de nuestros pecados. Ave María.
Tú, que hiciste a tu Madre llena de gracia,
concede la abundancia de tu gracia a todos los hombres. Ave María.
Tú, que quisiste nacer de María Virgen para ser hermano nuestro,
haz que todos los hombres nos amemos fraternalmente. Ave María.


3. Con flores a maría para cada día
(En este momento, según el día del mes, se ofrece a María uno de los regalos espirituales que se proponen  más adelante)

4. SALUDO PASCUAL:

Reina del cielo, alégrate, aleluya,
porque el que mereciste llevar en tu seno, aleluya,
ha resucitado, según su palabra, aleluya.
Ruega por nosotros a Dios, aleluya.
Gózate y alégrate, Virgen María, aleluya.
Porque verdaderamente ha resucitado el Señor, aleluya.


5. Oración
Oh Dios, que por la resurrección de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo, has llenado el mundo de alegría, concédenos por intercesión de su Madre, la Virgen María, alcanzar el gozo de la vida eterna. Por el mismo Jesucristo nuestro Señor. Amén.

OFRENDA  E INTENCIÓN PARA CADA DÍA: 

Día 1: María, Madre, tú, la siempre ocupada en el servicio de tu casa, ilumina con tu sonrisa nuestro trabajo. Préstame tu sonrisa.

Te ofrezco: tratar de sonreír a todos.


Día 2: María, Madre, tú que sabías de la angustia económica de una familia pobre: enséñame a amar la pobreza; enséñame a desprenderme para ayudar a los pobres.

Te ofrezco: dar alguna limosna.


(pincha en el título para ver el resto de los días)

sábado, 4 de mayo de 2019

TERCERA SEMANA DE PASCUA



Estamos en primavera, tiempo de alegría, colores vivos, esperanza, despertar de las flores y las plantas, la Pascua es también como la primavera para la Iglesia y en nuestros templos se nota que estamos en la primavera pascual: en el blanco de nuestras vestimentas, las flores, el agua, el cirio… Pero la Pascua también se tiene que notar en la vida de cada día.

Cómo: En esta Pascua Dios nos hace varios regalos a través de la Palabra de este Domingo:
Se presenta a los apóstoles resucitado y en su trabajo propio, pescando, fuera del templo, en la cotidianeidad de sus vidas, manifestando que a Jesús hay que ir descubriéndolo en nuestro día a día, en nuestro quehacer diario, en nuestro trabajo, en nuestras relaciones con los demás…, porque Jesús se nos manifiesta en la sencillez de la vida.

Jesús también se hace presente a los apóstoles en el servicio; con actitud humilde les prepara la comida para que cojan fuerzas y puedan realizar la tarea de anunciarle. A nosotros también nos invita a hacer lo mismo: a seguirle (le dice a Simón Pedro: “sígueme”) y a que demos testimonio de Él siguiendo el ejemplo que Él nos dio: “preparando la comida” a otros con la misma actitud de humidad y la misma disponibilidad como Él lo hizo.
También nos invita a participar de la Eucaristía: “vamos a almorzar”.

(pincha en el título para seguir leyendo)

jueves, 2 de mayo de 2019

PRIMERAS COMUNIONES 2019

CON EL FIN DE FACILITAR LA TRAMITACIÓN DE LOS ASPECTOS PENDIENTES PARA LA CELEBRACIÓN DE LAS COMUNIONES Y LA FIESTA DE FAMILIAS:

MARCAD VUESTRA SOLICITUD, EN ESTE ENLACE:

https://forms.gle/gJMYheUFm8s4277a6

lunes, 29 de abril de 2019

AVISOS PARA LA ORGANIZACIÓN PASTORAL DEL TRIMESTRE

Como síntesis de las comunicaciones que se han enviado a las familias, os recordamos:

- El jueves 2 de mayo, a las 20h, será la última reunión de familias de la Primera Comunión. Se entregarán los materiales y procedimientos a tener en cuenta.
- Los domingos 28, 5, 19 y 26 de mayo tendremos un homenaje mariano en las distintas advocaciones regionales. En Betsaida se ofrecerá  a las 13, 10h la posibilidad de festejarlo con sabores de esas regiones: Andalucía, Galicia, Baleares y Cantabria.
- El sábado 25 de mayo a las 20h serán las Confesiones previas a la Comunión y la fiesta de Familias, en el Polideportivo antiguo, la Nave, a las 21h, y de seguido, la fiesta hasta las 23,45h.
Para acceder al formulario de las Primeras Comuniones (preparación y cena) pincha en el siguiente enlace:

https://forms.gle/gJMYheUFm8s4277a6

- Los días 14 y 15 de junio, será la excursión a Picos de Europa, para los grupos de 6º a 2º de ESO.
- El día 16 domingo habrá una convivencia familiar como fin de curso.
- Para la Octava del Corpus, como en años anteriores, la Asociación Isabel de Mendoza, ha solicitado autorización para poder ofrecer la distribución de tapas y pinchos.
- Durante los días 28-30 de junio se realizará el Campamento para los grupos de 3º a 5º de Primaria, en DUEÑAS.

En los próximos días se incluirán en el blog los procedimientos de inscripción.